Restauración “DAMA DE AZUL” Antonio Gisbert 

 

La obra “Dama de Azul” del pintor alcoyano Antonio Pérez (1834-1901), llegó a nuestras manos con una intervención anterior. Y se restauró en el 2001 con motivo de la inauguración del MUBAG.

ESTADO INICIAL

El soporte de la obra original es una tela de lino, que había sufrido un gran desgarro en la parte inferior. Se encontraba adherida a una tela de algodón. Esta intervención estaba destinada a devolver a la obra su cohesión matérica, para que el soporte textil volviera a cumplir su función de sustentar la pintura. Pero hoy en día se tiende a realizar la mínima intervención sobre las obras.

La tela de algodón que se había usado, era una tela poco apropiada como soporte pictórico, poco resistente a la degradación física y biológica. Esto añadido a que, hoy en día, tenemos mejores recursos, telas y adhesivos, y técnicas menos agresivas, aconsejaba eliminar el reentelado; aunque esto supusiera una nueva agresión para el soporte y la pintura.

PROCESO DE INTERVENCIÓN

Procedimos a retirar la tela de algodón. El adhesivo usado para el reentelado era de origen animal, y se había degradado por la acción de los microorganismos, perdiendo su poder como adhesivo. La tela se retiró fácilmente, a tiras para controlar la tracción sobre la pintura. El problema mayor fue el adhesivo, ya que impregnaba la tela original y se debía retirar porque era un caldo de cultivo para los microorganismos.

El adhesivo se eliminó aportando humedad y retirándolo cuando se iba ablandando, en forma de damero. Esta acción es agresiva porque puede deformar la tela original, y se debe realizar con gran cuidado, llegando hasta el equilibrio que el restaurador considere aceptable entre la eliminación del adhesivo y evitar el deterioro de la tela original.

Una vez finalizado este proceso, se procedió a unir el desgarro. Se utilizaron hilos preparados con adhesivo termo fundible, pequeños parches de telas sintéticas o de lino sin apresto que se asemejaban al original.

La fase de limpieza fue muy delicada. La eliminación de los repintes era peligrosa porque se necesitaban mezclas de disolventes muy potentes, que podían dañar el original. Al retirarlos vimos que cubrían grandes zonas de pintura original.

La reintegración de las faltas se hizo con materiales reversibles, como la acuarela, y con técnicas que ayuden a diferenciar nuestra intervención, el regattino (pequeñas líneas de colores paralelas o que siguen la pincelada de la obra, según los casos). Estas permiten devolver la legibilidad a la imagen representada, sin confundirse con la pintura original. Se pueden apreciar al observar de cerca la obra.

ESTADO FINAL

 

Restauración “RETRATO DE SOROLLA” de Fernando Cabrera

Restauración “RETRATO DE SOROLLA” de Fernando Cabrera

El equipo de restauración de la Diputación de Alicante en las revisiones periódicas que efectúa a las obras expuestas en el MUBAG detectó que el Retrato de Sorolla de Fernando Cabrera Cantó (Alcoi, 1866-1937) presentaba profundas grietas y craquelados inestables a lo largo de los bordes laterales.

En el año 2011 y con motivo de la preparación de las obras para la inauguración, a finales de 2012, de la nueva exposición permanente EL SIGLO XIX EN EL MUBAG. De la formación a la plenitud de un artista se llevó a cabo su restauración realizando primero una serie de estudios y análisis previos.

ESTUDIOS PREVIOS

Examen organoléptico: este estudio, que se realiza a través de los sentidos, les ofreció ciertos detalles que se apreciaron al quitar el marco del lienzo. Además de las profundas grietas, observaron que los dos bordes laterales eran de un color y textura diferentes al resto del cuadro. El tono era un marrón distinto, su acabado era liso, no se notaba la trama de la tela e invadía el original.

Detalle grietas laterales

Examen con luz ultravioleta: esta prueba les confirmó lo visto en el examen anterior. Como podéis observar en la imagen, en todo el lateral derecho se distinguía una zona más oscura que evidenciaba un enorme repinte, y en el otro lateral se podía apreciar lo mismo. Este examen también les permitió ver la existencia de una exagerada capa gruesa de barniz en algunas zonas que podría ser una trampa, una manera de tratar de ocultar algo no deseado en la pintura.

Imagen con luz ultravioleta

Examen con reflectografía infrarroja: con este análisis se observó un cambio en la dirección inicial de la mirada.

PROCESO DE RESTAURACIÓN

Una vez realizados los análisis previos se llegó a la conclusión que la obra estaba muy repintada, sobre todo en las zonas laterales, donde había que levantar el repinte para aligerar la pintura.

El proceso fue largo y delicado ya que había que ir buscando pintura original debajo de tantas capas de repinte. En ambos laterales, debajo del repinte, no salía la pintura original sino una capa de un estuco blanco muy grueso que era la causante de las grietas. Este repinte estaba hecho con alguna técnica al agua de ahí su acabado mate y opaco. Los repintes invadían el original en más de una zona.

Ambos laterales con la capa de estuco blanco

Tras la limpieza se llegó a la conclusión, al salir el estuco no original, que se había corregido la obra de tamaño, ampliándola por motivos que desconocemos a día de hoy. Por lo que se decidió mantener su medida, pero solo se reintegraron las lagunas del original y los laterales no se intervinieron, se cubrieron con unas tiras de cartón de conservación de un color neutro.

Una restauración compleja pero muy interesante que logró resolver los daños de este retrato de Cabrera realizado a su amigo Sorolla.

Restauración «DIÓGENES» de José Peyret y Bosque

Recientemente y con motivo de la nueva exposición “La Escuela de Dibujo del Consulado Marítimo y Terrestre de Alicante” en el Laboratorio de Restauración de la Diputación de Alicante se ha intervenido la obra Diógenes de José Peyret y Bosque (1816-1851).

Era un trabajo muy anhelado por el equipo de restauradoras que lo habían tenido que aparcar por otras prioridades, hasta que el proyecto de la exposición mencionada les dio la oportunidad de intervenir el lienzo.

Vamos a mostraros una breve pincelada de la compleja intervención que tuvo esta obra.

ESTADO INICIAL

La obra presentaba, sobre todo, suciedad ambiental, un barniz oxidado y oscurecido y gran cantidad de intervenciones anteriores. Antiguamente, cuando la profesión de Restaurador de Bienes Culturales no existía, las personas que intervenían las obras solía ser los mismos pintores.

ANÁLISIS QUE AYUDAN AL RESTAURADOR

En la fotografía con luz ultravioleta (foto de tonos azules) se ven dos cosas. La primera, las zonas con pintura añadida en la intervención antigua (zonas azules oscuras, casi negras). Y la segunda, zonas donde falta la pintura original (zonas casi blancas de cerca de la cara).

En la foto de Reflectografía Infrarroja (foto en blanco y negro) también se ven las faltas de pintura y, además, nos ha parecido muy interesante enseñaros la zona donde en la foto con luz normal se apoya el codo de Diógenes. Parece una piedra o muro, y, sin embargo, en la foto de Infrarrojos se ve claramente como el pintor dibujó una especie de rueda o moneda de gran tamaño.

PROCESO DE INTERVENCIÓN

  • Limpieza de la suciedad ambiental.
  • Retirada del barniz oxidado.
  • Limpieza de repintes
  • Relleno de faltas y pérdidas.
  • Reintegración cromática de las faltas.
  • Se dan capas de barniz tras la limpieza y final tras la reintegración.

 

RESULTADO FINAL

Tras los trabajos de restauración sobre la obra, esta ha recobrado el sentido del conjunto y ha recuperado el color original que evidencia el esfuerzo del pintor por el tratamiento idóneo de las carnaciones que resaltan sobre el cromatismo propio de la naturaleza.

Además, la limpieza ha sacado a la luz detalles que antes estaban ocultos, como los fragmentos arquitectónicos o las pinceladas que dan lugar a la vegetación recreada de manera minuciosa. Incluso la tierra en primer término luce más y otorga, junto a la arquitectura desdibujada del fondo, mucha más profundidad a la obra.

Una restauración que, sin duda, ha contribuido a resaltar los preceptos que hacen referencia al mundo clásico con el mito del filósofo Diógenes inmortalizado por el pintor alicantino.

RESTAURACIÓN DE LA OBRA «ACADEMIA» DE FERNANDO CABRERA

El equipo del Mubag está trabajando desde casa. Nuestras compañeras restauradoras os han preparado un documento en el que explican una de sus últimas restauraciones. Puedes leerlo y también pulsar en el altavoz de cada página para escuchar esta interesante intervención. Pinchad en el enlace que hay a continuación y descubrir el secreto que escondía este joven Baco pintado por el alcoyano Fernando Cabrera (1866-1937), en 1893, en Roma. Un trabajo de formación que envió a la Diputación de Alicante como prueba de aprovechamiento artístico de su pensión de pintura otorgada en 1891.

Vídeo

RESTAURACION ACADEMIA DE CABRERA

Pin It on Pinterest